Eficiencia energética en iluminación interior

La eficiencia energética es la proporción de energía eléctrica consumida por la fuente de luz o luminaria en relación a la obtenida de la red. La diferencia es la energía consumida por la fuente de alimentación. No se trata de ahorrar luz, sino de iluminar mejor consumiendo menos electricidad.

CELER ha desarrollado una amplia gama de soluciones que siempre tienen como uno de sus fundamentos la eficiencia energética, sabiendo equilibrar un menor consumo con una iluminación de alta calidad. Los avances técnicos han permitido que las lámparas LED y otras soluciones entren de lleno en los hogares y logren que los consumos se hayan reducido de forma considerable ofreciendo además mayor calidad lumínica, adaptándose además a cada espacio de la casa.

Carriles y proyectores, Downlights, tiras de LED o fitspots diseñados para cada rincón de la casa y que hacen que la iluminación eficiente sea una realidad en nuestras viviendas.

 

La eficiencia no es solo ahorro en consumo

Ser más eficientes no es solo que los sistemas de iluminación «gasten menos» sino también que tengan una vida útil más larga o que su mantenimiento sea menor. La reducción de consumos indirecta es otra de sus ventajas ya que por ejemplo la tecnología LED permite una reducción de la emisión de calor con el consiguiente ahorro en climatización. Ser eficiente también es poder optimizar su uso a través de sistemas de control que ajusten su uso a nuestras necesidades. CELER  dispone de luminarias regulables de interior tanto en corte de fase (TRIAC) como DALI, como por ejemplo los Spotled integrados  y el Downlight panel.

Cuando pensemos en eficiencia debemos pensar en un conjunto de ventajas que hacen que las soluciones lumínicas, por ejemplo desarrolladas por CELER, nos ofrezcan mayor confort, durabilidad, flexibilidad y estabilidad y, todo ello, con un menor consumo.

 

Requisitos mínimos de eficiencia energética en iluminación interior

La sección HE-3 del Código Técnico de la Edificación establece como exigencia básica que los edificios, tanto los nuevos como los que se reformen, dispongan de instalaciones de iluminación adecuadas a las necesidades de sus usuarios y a la vez eficaces energéticamente. Para ello la eficiencia energética del sistema de iluminación no deberá superar un valor límite y deberá contar también con un sistema de control que permita ajustar el encendido a la ocupación real de la zona, así como un sistema de regulación que optimice el aprovechamiento de la luz natural.

Existen unos requisitos mínimos de eficiencia energética de las instalaciones de iluminación interior de los edificios que fija la sección HE-3 del Código Técnico de la Edificación y el Documento Básico de Ahorro de Energía.

CELER cuenta con un equipo técnico especializado en realizar proyectos lumínicos para interior que ayuda a los profesionales a crear espacios de iluminación con una alta eficiencia energética.