celer_riesgofotobiologico0

¿Qué es el riesgo fotobiológico y cómo evitarlo?

El riesgo fotobiológico es el factor que indica el posible riesgo de daño ocular causado por una fuente de luz LED. El «riesgo» se determina a partir de los parámetros indicados en la Norma UNE-EN 62471:2009 «Seguridad fotobiológica de lámparas y de los aparatos que utilizan lámparas». La normativa se encuadra dentro de las disposiciones de seguridad y salud en el trabajo y hace referencia a la exposición de los trabajadores a riesgos derivados de las radiaciones ópticas evaluando los diferentes tipos de riego de cada fuente de luz.

Para evitar cualquier tipo de riesgo sobre las personas y adaptar perfectamente la iluminación a cada espacio, CELER cuenta con un amplio abanico de productos y soluciones con Riesgo 0, es decir que están totalmente exentas de riesgo fotobiológico para aplicaciones donde las personas están expuestos a la iluminación durante largos periodos de tiempo, como por ejemplo oficinas, aulas universitarias o en aquellos dónde donde los usuarios tienen una alta sensibilidad a la luz como guarderías, aulas escolares, geriátricos, hospitales, etc. Este tipo de luminarias  ofrece un alto confort visual y un riesgo nulo.

Otras soluciones se encuadran dentro del Grupo 1, es decir, riesgo bajo ya que la fuente de luz no representa un riesgo debido a las limitaciones normales de funcionamiento en la exposición. Un ejemplo de esta solución es la familia Highbay LED HE C2, especialmente indicada para entornos industriales, naves logísticas, almacenes, superficies polideportivas con techos altos o grandes espacios comerciales.

celer_riesgo fotobiologico

Grupos de riesgo fotobiológico en iluminación

La UNE-EN 62471:2009 de seguridad fotobiológica establece una serie de criterios analíticos de las  luminarias que determinan si conllevan riesgo de daños oculares o dermatológicos clasificándolas según cuatro grupos de riesgo fotobiológico. Estos grupos se diferencian por el efecto de la exposición de la fuente de luz sobre la piel, la exposición sobre la superficie externa del ojo -la córnea, la conjuntiva y las lentes- así como el efecto de la fuente de luz que produce sobre la retina. En función de estos parámetros los grupos «de riesgo» son:

  • Grupo 0 (exento de riesgo). La fuente de luz no representa ningún riesgo y se puede estar expuesto indefinidamente a la fuente luminosa.
  • Grupo 1 (riesgo bajo o limitado). La fuente de luz no representa un riesgo debido a las limitaciones normales de funcionamiento en la exposición.
  • Grupo 2 (riesgo moderado). La fuente de luz no representa un peligro por la respuesta de aversión (reacción instintiva de un órgano para protegerse de un estímulo muy intenso) a las fuentes brillantes de luz o malestar térmico. 
  • Grupo 3 (riesgo alto). La fuente de luz representa un peligro incluso en una exposición breve o momentánea. No se puede utilizar en aplicaciones de iluminación general. 

Para ajustarse a normativa y, sobre todo, lograr el máximo confort visual de los usuario de los espacios es indispensable escoger fuentes de luz con riesgos exentos o limitados. CELER ofrece asesoramiento a profesionales y técnicos para escoger las mejores soluciones en cada proyecto.