Especificaciones Lampara LED

3 especificaciones clave de una lámpara LED

La tecnología led se está desarrollando en los últimos años a un ritmo vertiginoso. La consecuencia directa es la comercialización simultánea en el mercado de productos de calidad muy diversa. ¿Cómo podemos distinguir unos de otros?

La respuesta la encontramos en el etiquetado y la ficha de especificaciones de cada producto. En ella aparecen datos técnicos que hacen referencia a los siguientes aspectos.

1. Flujo lumínico o lúmenes emitidos (lm)

Esta característica es una buena indicadora de la calidad de un LED ya que hace referencia a la cantidad de luz que puede producir independientemente de su apertura de haz. Ofrecer un gran flujo de luz con poca potencia (lm/W), tiene una relación directa con la calidad. Sin embargo, no se debe confundir con los luxes (lux), que son la cantidad de luz que incide en un punto concreto. Depende del flujo en lúmenes y de la apertura del haz de luz. Debemos tener en cuenta que un alto valor “lux” se puede conseguir también con un emisor de pocos lm si la apertura del haz es pequeña. En esos casos, a pesar de tener un valor lux alto la lámpara iluminará una superficie reducida.

2. IRC (CRI, Ra)

Es el Índice de Rendimiento Cromático y hace referencia a la capacidad de una fuente de luz de reproducir fielmente los colores que veríamos bajo la luz del sol del mediodía un día despejado. Genera confort visual y ambientes reales y agradables. Un IRC debe ser superior a 80 para obtener una iluminación de calidad.

3. Clasificación Energética de la luminaria

A nivel de Comunidad económica europea, se desarrolló una etiqueta de eficiencia energética que clasifica las luminarias LED en función de su eficiencia energética real. Así, en función de los lúmenes generados y la potencia real consumida (es decir, la eficiencia real), así como la apertura del haz de luz (direccional o no direccional) se obtienen diferentes clasificaciones. En LED, dicha clasificación puede ser:

  • A++ (muy eficiente)
  • A+
  • A (eficiente)

Mientras que para luminarias no LED, la clasificación energética que se puede obtener es B, C, D o E, siendo esta última la menos eficiente de todas.

Pero, ¿qué es la eficiencia energética real?
Mientras que la eficiencia energética nominal es la relación entre los lúmenes que emite un LED y los watios que consume, medido en condiciones de laboratorio, la eficiencia real es aquella que presenta un LED en condiciones normales de trabajo, ya montado en una lámpara o una luminaria. Las condiciones de temperatura reales pueden ser más altas en comparación con las de laboratorio y por tanto, la disipación de calor puede ser también menor. Así mismo debe tenerse en cuenta el consumo del driver para determinar la eficiencia real del conjunto.

Ejemplo: LED 10W montado en luminaria y alimentado a 750mA emite 1.000 lm.

  • Consumo extra del driver: 2 W.
  • Total Consumo: 12 W
  • Eficiencia nominal: (1000/10) 100 lm/W.
  • Eficiencia Real: (1000/12) 83.33 lm/W