Sistemas de detección; máxima eficiencia energética

Todos los espacios deben de tener la iluminación adecuada a su uso y en todos ellos la eficiencia energética es un valor crítico. En algunos espacios como portales, garajes, vestuarios o trasteros, la iluminación no siempre es necesaria porque son zonas de paso, poco frecuentadas o de uso puntual o momentáneo. Los sistemas de detección de movimiento o incluso los sistemas de regulación en función de la luz natural que recibe el espacio, permiten que la iluminación permanezca encendida solo cuando realmente se necesita que esté encendida.

Las ventajas de la instalación son muchas pero principalmente es la eficiencia energética que permiten conseguir y que puede alcanzar hasta un 50% en ahorros de consumo. También, si la iluminación solo se usa cuando realmente se necesita aumenta la vida útil de los equipos con el consiguiente ahorro en mantenimiento y sustituciones. Existen para ello numerosos dispositivos que se adaptan a las exigencias de cada espacio.

 

 

CELER dispone de una amplia gama de detectores de movimiento tanto empotrables como de superficie de excelente calidad y acabados. Su uso se puede aplicar a diversos espacios que requieren de una iluminación por presencia: portales, descansillos, pasillos, trasteros, garajes, vestuarios, etc. con el consecuente ahorro energético que conlleva y que se comentaba anteriormente.

Existen diversos tipos de detectores en función de la necesidad de cada espacio tanto por su alcance como por el lugar de su instalación para su activación.

 

Detector empotrable para techo miniDetector empotrable para techo C2Detector empotrable para techo largo alcance

Detectores empotrables

Este tipo de detectores, como su propio nombre indica, se empotran bien en la pared o en el techo quedando semiocultos. Por ejemplo, CELER cuenta con varias soluciones en función de la distancia a la que se activará la iluminación; desde los 6 metros de activación con el Detector empotrable para techo mini apto para su instalación en falsos techos de fábricas, baños, pasillos, vestuarios y zonas de paso en general, pasando por el Detector empotrable para techo C2 que se coloca en el techo, es ajustable en temporización y sensibilidad luminosa y ofrece un haz de detección de 360º con una distancia de hasta 8 metros.  Si queremos aumentar la distancia en la que se detecta el movimiento, se puede optar por el Detector empotrable techo largo alcance que permite que la iluminación se encienda hasta un máximo de 12 metros. Todos ellos son compatibles para lámparas o luminarias LED, luorescentes o convencionales.

 

Detector ocultoExisten también detectores «ocultos» como el que ofrece CELER que funciona por alta frecuencia y cuenta con una alta capacidad para atravesar materiales (excepto metales). Se trata de de un detector a larga distancia.

 

 

 

 

 

 

Detector movimiento paredDetector de pared IP65detector-movimiento-techo-en-superficieDetector superficie para techo largo alcance

Detectores de superficie

Los detectores se instalan directamente sobre la pared o el techo. , como su propio nombre indica, se empotran bien en la pared o en el techo. CELER cuenta con varios modelos, entre ellos el detector de movimiento de pared y el IP65 con grado de protección elevado para espacios como pasillos, trasteros, garajes y zonas exteriores donde se requiera un grado de protección elevado.

Ambos cuentan con haz de detección de 180°, distancia máxima 12 m, temporización y sensibilidad luminosa ajustables y compatibles para lámparas o luminarias LED, fluorescentes o convencionales.

En función de la distancia del alcance se puede elegir entre Detector movimiento techo en superficie de 6 m o el de Largo Alcance que dobla su capacidad para activar la iluminación hasta los 12 metros de distancia.

La instalación de estos dispositivos es muy sencilla y permite obtener una alta eficiencia energética, racionalizando su funcionamiento y adaptando la iluminación de un espacio a su uso real. Este tipo de soluciones se puede instalar en todo tipo de lugares; industria, instalaciones deportivas y comunitarias, oficinas y todos aquellos lugares que cuenten con espacios con un uso no frecuente o alterno.